Salvar La Geria

Puede que las más de 5.200 hectáreas que dibujan nuestro desierto negro sean el principal exponente de la cultura y la idiosincrasia de Lanzarote, una isla marcada por la falta de agua. Una isla superviviente. Un territorio frágil y pequeño, que si salió adelante fue gracias al ingenio y al sudor colectivo.

En el atardecer de sombra y oro de la principal zona de producción vitivinícola de la isla, se identifica la certeza: nuestro paisaje es nuestra principal fuente de riqueza; ligado para siempre a un sector primario que debemos potenciar, a una gastronomía singular y pletórica de sabores puros, afrutados y minerales; a un viajero que busca realidades particulares y no sucedáneos.

Las cosas siempre tienen una causa y una motivación. Son fruto de un deseo o de una razón. La Lanzarote WineRun se enmarca en el proyecto Salvar La Geria, una estrategia que implica al sector agrario, turístico y cultural en la recuperación y explotación sostenible de este espacio protegido.

El Plan de Revitalización del Espacio Agroecológico de La Geria persigue la sostenibilidad económica, cultural, medioambiental y turística de este paisaje, a través del enoturismo, el senderismo, la recuperación de espacios agrícolas degradados y la puesta en valor de senderos tradicionales, entre otras acciones.

La responsabilidad social es un rasgo definitorio de la Lanzarote WineRun. Porque La Geria necesita implicación colectiva y cambio de actitudes. El reto es lograr un bien común sostenible en el tiempo y en este espacio.

En este sentido, un porcentaje de la recaudación que la Lanzarote WineRun 2015 obtenga de las inscripciones y de la venta de merchandising también se utilizará para sufragar proyectos de carácter social. Se trata de generar empleo para los colectivos con mayor riesgo de exclusión social.

Este proyecto trasciende el deporte y la protección paisajística. La Lanzarote WineRun persigue un espacio cuidado y diseñado por todos. La Geria, salvada por todos y para todos.

savethegeria